You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information.

Switch to the US site

Select Your Country or Region
Enviar

Neurally Adjusted Ventilatory Assist (Asistencia respiratoria ajustada al sistema nervioso)

NAVA Pediatría

Neurally Adjusted Ventilatory Assist (Asistencia respiratoria ajustada al sistema nervioso)

No te lee la mente, pero casi.[1],[2]

Imagínese poder ver y ofrecer lo que sus pacientes desean, mientras su propio impulso respiratorio natural controla el ventilador.

Lo llamamos Asistencia Ventilatoria Ajustada Neuralmente (NAVA). Se basa en una estrecha vigilancia de la salida del centro respiratorio del paciente, mediante la captación de la señal eléctrica que activa el diafragma (Edi), utilizando una sonda de alimentación gástrica específica (catéter Edi).

NAVA acorta el tiempo de ventilación mecánica[3] y aumenta el número de días sin ventilación[3] [4] [5] al proporcionar una ventilación personalizada que protege tanto el pulmón como el diafragma.

Visión general

Consiga un destete personalizado más rápido con ventilación protectora de pulmón y diafragma

Monitor Edi – the vital sign of respiration, from day zero

1. Monitor Edi - el signo vital de la respiración, desde el primer día

Protect and activate the diaphragm to wean earlier

2. Proteger y activar el diafragma para destetar antes

Protect the lungs in synchrony with the patient

3. Proteger los pulmones en sincronía con el paciente

Improve the patient’s overall ICU experience

4. Mejorar la experiencia general del paciente en la UCI

Monitor Edi - el signo vital de la respiración

Además de controlar el impacto de la ventilación mecánica en la función pulmonar, también es imprescindible controlar el impulso y el esfuerzo respiratorio del paciente desde el primer día. La monitorización de Edi facilita una toma de decisiones más temprana y más informada. Con este signo vital en su pantalla inferior, puede detectar la inactividad del diafragma, el exceso de sedación, la asincronía paciente-ventilador, así como el exceso y la falta de asistencia. También puede controlar el aumento del trabajo respiratorio durante las pruebas de destete y después de la extubación[5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15].

Más información sobre la monitorización Edi

Ventilación para proteger el diafragma

Una ventilación mecánica subóptima puede causar rápidamente una atrofia aguda del diafragma o una lesión inducida por la carga, lo que se asocia a malos resultados clínicos [16] [17]. Las principales ventajas fisiológicas de la NAVA son que la presión siempre se administra de forma proporcional y sincronizada con el impulso respiratorio del propio paciente, y que Edi está disponible como herramienta de diagnóstico a pie de cama [1] [2]. La NAVA acorta la duración del destete y aumenta la proporción de pacientes con destete exitoso[3][4].

Más información sobre la ventilación para proteger el diafragma

Ventilación de protección pulmonar

Una diferencia clave entre el NAVA y los modos de asistencia convencionales es que el volumen corriente (VT) se controla mediante la salida neuroeléctrica del centro respiratorio del paciente. De este modo, se evita la sobredistensión pulmonar gracias al reflejo de Hering-Breuer, que regula a la baja el impulso respiratorio a volúmenes corrientes más altos para evitar la hiperinflación. Como resultado, es posible lograr una respiración espontánea protectora del pulmón dentro del rango protector de 6-8 ml/kg [1] [2] [18] de PBW.

Más información sobre la ventilación de protección pulmonar con NAVA

Mejora de la experiencia del paciente

Se ha demostrado que la NAVA mejora la experiencia general del paciente en la UCI, ayudando a los clínicos a reducir potencialmente la sedación con una mayor comodidad y calidad del sueño [19] [20] [21] [22] [23]. Juntos, Edi y NAVA aseguran que los esfuerzos respiratorios de todas las categorías de pacientes se evalúen y respondan eficazmente. Para los pacientes con exacerbación aguda de la EPOC, nuestro modo NAVA de VNI no invasivo e independiente de las fugas puede ser útil y eficaz para controlar su estado y evitar la intubación [14] [24] [25] [26] [27] [28].

Más información sobre la mejora de la experiencia del paciente con NAVA

Descubra lo que necesitan sus pacientes

En la mayor parte de las unidad de cuidados intensivos, el 20 % de los pacientes consume el 80 % de los recursos de ventilación, lo que puede provocar un aumento de las complicaciones y las consecuencias indeseadas.[11] A estos pacientes no les basta con la ventilación convencional. Con la ventilación personalizada, el ventilador le indica lo que desea el paciente, lo cual puede ayudarle a desconectarlo antes y con mayor comodidad, así como a reducir la sedación y el número de complicaciones.

 

El ciclo respiratorio se origina mediante una respiración espontánea con un impulso generado por los centros respiratorios del cerebro. Este impulso viaja a lo largo del nervio frénico, inicia la activación eléctrica del diafragma y origina su contracción mecánica en la cavidad abdominal, provocando una presión alveolar descendente que permite la entrada de aire en los pulmones.

La señal que activa el diafragma es proporcional al impulso de salida generado en el centro respiratorio del cerebro y, de este modo, controla la profundidad y el ciclo respiratorio.

Cuando se utiliza la ventilación personalizada, un catéter especial (el catéter Edi) que incorpora unos electrodos en serie registra la actividad eléctrica del diafragma y la traslada a la pantalla del ventilador. Esta actividad eléctrica del diafragma es la Edi. El catéter Edi se coloca en el esófago del mismo modo que una sonda de alimentación convencional. Con la función NAVA, la asistencia respiratoria ajustada neuralmente, la Edi se utiliza para aportar ventilación en sincronía con y en proporción a la actividad del diafragma.

1. Identificación de los retos más comunes

Tan solo el 10 % de los médicos con mayor experiencia detecta un autotrigger (autodisparo), uno de los múltiples retos que se pueden presentar tras la agitación del ventilador del paciente, el aumento de la sedación y una desconexión retardada. Esto se debe a que las formas de onda del ventilador indican el suministro del ventilador, no los deseos del paciente.[12]

Disponer de la actividad del diafragma del paciente en pantalla (Edi) resulta útil para:

  • monitorizar y salvaguardar la actividad del diafragma del paciente; [13] [14]
  • evaluar el esfuerzo y el trabajo respiratorio durante la desconexión; y [15]
  • prevenir el cansancio muscular durante las pruebas de desconexión, incluso después de la extubación. [16]

2. Mantenimiento de un diafragma activo

Edi le ayuda a detectar la actividad del diafragma en sus etapas más tempranas, mientras que la asistencia respiratoria ajustada neuralmente (NAVA) le ayuda a ejercitar el diafragma de forma personalizada. [17] [18]

3. Protección temprana de los pulmones frente a lesiones y desconexiones

El primer paso para la desconexión es contar con un diafragma activo. El segundo paso consiste en evitar que los pulmones sufran lesión alguna. La NAVA proporciona una asistencia ventilatoria sincronizada y proporcional al esfuerzo respiratorio del paciente, lo que contribuye a los siguientes aspectos:

  • Menor número de períodos de asistencia insuficiente o excesiva [19] [20]
  • Mejora de la sincronización entre paciente y ventilador [12] [20]
  • Reducción de la sedación [21] [22]
  • Mejora de los niveles de confort [23]
  • Mejor calidad del sueño [24] [25]

El diafragma es el «corazón» del aparato respiratorio, diseñado para estar activo de forma continua. [26] Edi es una herramienta diagnóstica de cabecera que le permite monitorizar y proteger la actividad del diafragma del paciente. [27] [28] Edi guía la desconexión [29] y le ayuda a prevenir el agotamiento muscular durante los intentos de desconexión, incluso después de la extubación. [30]

Detección de un diafragma inactivo

En las curvas de presión (amarillo) que se muestran en el centro y a la derecha todo parece correcto, a pesar de que el diafragma, tal y como demuestra la señal Edi (rosa), está inactivo si se lo compara con la imagen de la izquierda, donde la curva de presión sigue la forma de la señal Edi.

graph

Diafragma activo (ventilación NAVA)

graph over-sedation

Exceso de sedación (presión de soporte)

Graph over-assist

Exceso de asistencia (presión de soporte)

Detección de la asincronía entre paciente y ventilador

Identificar cualquiera de las múltiples asincronías posibles resulta muy sencillo. A continuación se muestran varios ejemplos de asincronías que se pueden apreciar de forma directa y continua en la pantalla.

graph ventilator asynchrony

La ventilación NAVA [31] sigue la señal Edi, y permite que el paciente defina el volumen de la corriente y el patrón respiratorio. Como consecuencia, NAVA favorece la respiración espontánea protectora del pulmón [32] [33] [34] con una mayor eficiencia del diafragma [35] [36] y menos periodos de asistencia excesiva e insuficiente. [37] [38] La experiencia que tiene el paciente de la UCI mejora gracias a una reducción de la sedación, un mayor grado de comodidad [39] [40] [41] y una mejor calidad del sueño. [42] [43] NAVA se limita a seguir los deseos del paciente.

Edi y NAVA aseguran una valoración adecuada de los esfuerzos respiratorios de todas las categorías de pacientes y una respuesta eficaz a los mismos. La VNI NAVA también es independiente de las fugas en las conexiones con el paciente, y puede prevenir la insuficiencia respiratoria y la intubación. [44] [45] [46] 

Formación

Mejore su conocimiento gracias a nuestros cursos de formación electrónica

Los conceptos básicos de NAVA y Edi
Módulo 1 de NAVA (10 min)

  • Regulación de la respiración
  • Tratamiento ventilatorio convencional
  • Tratamiento con Edi y NAVA

    Acceda al curso

Los conceptos básicos de NAVA y Edi
Módulo 2 de NAVA (10 min)

  • Regulación de la respiración
  • Tratamiento ventilatorio convencional
  • Tratamiento con Edi y NAVA

   Acceda al curso

Servo-u NAVA (10 min)

  • Distribución de la pantalla de Servo-u NAVA
  • Flujo de trabajo de NAVA

    Acceda al curso

Descargar

Productos relacionados

Servo-n

Ayuda a los bebés prematuros a respirar, dormir y crecer.

Quiero saber más

Ventilador Servo-u

El siguiente paso hacia una ventilación de protección más accesible, comprensible y fácil de implementar.

Quiero saber más

Ventilador Servo-i

Una extensa gama de funciones y parámetros para el tratamiento de pacientes adultos, pediátricos y neonatos.

Quiero saber más

Tecnología PiCCO

Simplifique la hemodinámica y empiece a comprender los trastornos más complejos con PiCCO

Quiero saber más

Monitor PulsioFlex

Plataforma modular con visualización inteligente para monitorización avanzada del paciente

Quiero saber más

Tecnología ProAQT

Su navegador en gestión hemodinámica perioperativa

Quiero saber más

Tecnología LiMON

Monitorización no invasiva de la función hepática o la perfusión esplácnica

Quiero saber más

CeVOX Technology

The CeVOX Technology uses the method of spectrophotometry

Quiero saber más

Todas las referencias

  1. Yonis, H. et al.: Patient-ventilator synchrony in Neurally Adjusted Ventilatory Assist (NAVA) and Pressure Support Ventilation (PSV). BMC Anesthesiol., 8 de agosto de 2015; 15:117.

  2. Piquilloud, L. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist improves patient-ventilator interaction. Intensive Care Med., feb. 2011; 37(2):263-71.

  3. Blankman, P. et al. Ventilation distribution measured with EIT at varying levels of PS and NAVA in Patients with ALI. Intensive Care Med., jun. 2013; 39(6):1057-62.

  4. Patroniti, N. et al. Respiratory pattern during neurally adjusted ventilatory assist in acute respiratory failure patients. Intensive Care Med., feb. 2012; 38(2):230-9.

  5. Kallio, M. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist (NAVA) in pediatric intensive care – a randomized controlled trial. Pediatr. Pulmonol., enero de 2015; 50(1):55-62.

  6. Piastra, M. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist vs pressure support ventilation in infants recovering from severe acute respiratory distress syndrome: nested study. J. Crit. Care., abr. 2014; 29(2):312.e1-5.

  7. De la Oliva, P. et al.: Asynchrony, neural drive, ventilatory variability and COMFORT: NAVA versus pressure support in pediatric patients. Intensive Care Med., mayo 2012; 38(5):838-46.

  8. Emeriaud, G. et al. Evolution of inspiratory diaphragm activity in children over the course of the PICU stay. Intensive Care Med., nov. 2014; 40(11):1718-26.

  9. Bellani, G. y Pesenti, A.: Assessing effort and work of breathing. Curr. Opin. Crit. Care, jun. 2014; 20(3):352-8.

  10. Barwing, J. et al.: Electrical activity of the diaphragm (EAdi) as a monitoring parameter in difficult weaning from respirator: a pilot study. Crit. Care, 28 ago. 2013; 17(4):R182.

  11. Icuregswe.org. (2016): Start - SIR-Svenska Intensivvardsregistret [en línea] Disponible en: http://www.icuregswe.org/en/ [consultada el 2 de diciembre de 2015].

  12. Colombo, D. et al. Efficacy of ventilatorwaveforms observation in detecting patient–ventilator asynchrony. Crit. Care Med., 2011.

  13. Ducharme-Crevier, L. et al.: Interest of Monitoring Diaphragmatic Electrical Activity in the Pediatric Intensive Care Unit. Crit. Care Res. Pract., 2013; 2013:384210.

  14. Emeriaud, G. et al. Evolution of inspiratory diaphragm activity in children over the course of the PICU stay. Intensive Care Med., nov. 2014; 40(11):1718-26.

  15. Bellani, G. y Pesenti, A.: Assessing effort and work of breathing. Curr. Opin. Crit. Care, jun. 2014; 20(3):352-8.

  16. Barwing, J. et al.: Electrical activity of the diaphragm (EAdi) as a monitoring parameter in difficult weaning from respirator: a pilot study. Crit. Care, 28 ago. 2013; 17(4):R182.

  17. Beck, J., Reilly, M., Grasselli, G., Qui, H., Slutsky, A. S., Dunn, M. S. y Sinderby, C. A.: Characterization of Neural Breathing Pattern in Spontaneously Breathing Preterm Infants. Pediatr. Res., 18 ago. 2011. [epub. antes de impresión]

  18. Yonis, H. et al.: Patient-ventilator synchrony in Neurally Adjusted Ventilatory Assist (NAVA) and Pressure Support Ventilation (PSV). BMC Anesthesiol., 8 de agosto de 2015; 15:117.

  19. Piquilloud, L. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist improves patient-ventilator interaction. Intensive Care Med., feb. 2011; 37(2):263-71.

  20. Kallio, M. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist (NAVA) in pediatric intensive care – a randomized controlled trial. Pediatr. Pulmonol., enero de 2015; 50(1):55-62.

  21. Piastra, M. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist vs pressure support ventilation in infants recovering from severe acute respiratory distress syndrome: nested study. J. Crit. Care., abr. 2014; 29(2):312.e1-5.

  22. De la Oliva, P. et al.: Asynchrony, neural drive, ventilatory variability and COMFORT: NAVA versus pressure support in pediatric patients. Intensive Care Med., mayo 2012; 38(5):838-46.

  23. Delisle, S. et al. Effect of ventilatory variability on occurrence of central apneas. Respir. Care, mayo 2013; 58(5):745-53.

  24. Delisle, S. et al. Sleep quality in mechanically ventilated patients: comparison between NAVA and PSV modes. Ann. Intensive Care, 28 sept. 2011; 1(1):42.

  25. Perry, S. F. et al.: The evolutionary origin of the mammalian diaphragm. Respir. Physiol. Neurobiol., 15 abril 2010; 171(1):1-16.

  26. Ducharme-Crevier, L. et al.: Interest of Monitoring Diaphragmatic Electrical Activity in the Pediatric Intensive Care Unit. Crit. Care Res. Pract., 2013; 2013:384210.

  27. Emeriaud, G. et al. Evolution of inspiratory diaphragm activity in children over the course of the PICU stay. Intensive Care Med., nov. 2014; 40(11):1718-26.

  28. Bellani, G. y Pesenti, A.: Assessing effort and work of breathing. Curr. Opin. Crit. Care, jun. 2014; 20(3):352-8.

  29. Barwing, J. et al.: Electrical activity of the diaphragm (EAdi) as a monitoring parameter in difficult weaning from respirator: a pilot study. Crit. Care, 28 ago. 2013; 17(4):R182.

  30. Sinderby, C. et al.: Neural control of mechanical ventilation in respiratory failure. Nat. Med., dic. 1999; 5(12):1433-6.

  31. Blankman, P. et al. Ventilation distribution measured with EIT at varying levels of PS and NAVA in Patients with ALI. Intensive Care Med., jun. 2013; 39(6):1057-62.

  32. Brander, L. et al.: NAVA decreases ventilator induced lung injury and non-pulmonary organ dysfunction in rabbits with acute lung injury. Intensive Care Med., nov. 2009; 35(11):1979-89.

  33. Patroniti, N. et al. Respiratory pattern during neurally adjusted ventilatory assist in acute respiratory failure patients. Intensive Care Med., feb. 2012; 38(2):230-9.

  34. Cecchini, J. et al.: Increased diaphragmatic contribution to inspiratory effort during neurally adjusted ventilatory assistance versus pressure support: an electromyographic study. Anesthesiology, nov. 2014; 121(5):1028-36.

  35. Di Mussi, R. et al.: Impact of prolonged assisted ventilation on diaphragmatic efficiency: NAVA versus PSV. Crit. Care, 5 ene. 2016; 20(1):1.

  36. Yonis, H. et al.: Patient-ventilator synchrony in Neurally Adjusted Ventilatory Assist (NAVA) and Pressure Support Ventilation (PSV). BMC Anesthesiol., 8 de agosto de 2015; 15:117.

  37. Piquilloud, L. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist improves patient-ventilator interaction. Intensive Care Med., feb. 2011; 37(2):263-71.

  38. Kallio, M. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist (NAVA) in pediatric intensive care – a randomized controlled trial. Pediatr. Pulmonol., enero de 2015; 50(1):55-62.

  39. Piastra, M. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist vs pressure support ventilation in infants recovering from severe acute respiratory distress syndrome: nested study. J. Crit. Care., abr. 2014; 29(2):312.e1-5.

  40. De la Oliva, P. et al.: Asynchrony, neural drive, ventilatory variability and COMFORT: NAVA versus pressure support in pediatric patients. Intensive Care Med., mayo 2012; 38(5):838-46.

  41. Delisle, S. et al. Effect of ventilatory variability on occurrence of central apneas. Respir. Care, mayo 2013; 58(5):745-53.

  42. Delisle, S. et al. Sleep quality in mechanically ventilated patients: comparison between NAVA and PSV modes. Ann. Intensive Care, 28 sept. 2011; 1(1):42.

  43. Bellani, G. et al.: Clinical assessment of autopositive end-expiratory pressure by diaphragmatic electrical activity during pressure support and neurally adjusted ventilatory assist. Anesthesiology, sept. 2014; 121(3):563-71.

  44. Doorduin, J. et al.: Automated patient-ventilator interaction analysis during neurally adjusted noninvasive ventilation and pressure support ventilation in chronic obstructive pulmonary disease. Crit. Care, 13 oct. 2014; 18(5):550.

  45. Ducharme-Crevier, L. et al.: Neurally adjusted ventilatory assist (NAVA) allows patient-ventilator synchrony during pediatric noninvasive ventilation: a crossover physiological study. Crit. Care, 17 feb. 2015; 19:44.