You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information.

Switch to the US site

Select Your Country or Region
Enviar

Noticias

Ella sigue un viaje interminable para ayudar a salvar más vidas

Ella sigue un viaje interminable para ayudar a salvar más vidas

Apenas tres meses después de los tratamientos con fármacos citotóxicos tras una compleja intervención quirúrgica, Julie Ruhana Bashar estaba ansiosa por volver al trabajo en Getinge para seguir construyendo dispositivos médicos que ayuden a salvar la vida de las personas. 

En plena pandemia, cuando Julie Ruhana Bashar y sus colegas de la unidad de producción de Getinge en Solna (Suecia) construían ventiladores como nunca antes para llevar ayuda a los pacientes de todo el mundo, la propia Julie recibió un duro mensaje. 

"Desde hacía algún tiempo, me sentía mal. Tras unas cuantas revisiones, me confirmaron que tenía una forma rara de cáncer en la vejiga. La cirugía y la extirpación de la vejiga era el mejor camino a seguir", cuenta Julie. 

Al llegar a la sala de operaciones (OR), Julie estaba ansiosa por lo que vendría. Sin embargo, algunos elementos de la sala la hicieron sentirse inmediatamente más tranquila. El anestesista le preguntó amablemente a Julie por qué de repente parecía tan feliz. 

"Fue porque en ese gran quirófano vi algunos productos de Getinge que me resultaban familiares: la mesa de operaciones, las luces quirúrgicas y la máquina de anestesia que utilizarían para sedarme antes de la operación y mantenerme dormida, mientras respiraba". 

Julie llevaba años construyendo máquinas de anestesia y respiradores en la unidad de producción de Getinge en Solna. 

"Ver el Flow-i en la sala fue un gran consuelo para mí en una situación muy difícil. Trabajo con estas soluciones todos los días y saber que lo utilizarían para mi cirugía me hizo sentirme como en casa y completamente segura." 

El equipo médico consiguió extirpar la vejiga y sustituirla durante una operación que duró casi 12 horas. Después, Julie necesitó un tratamiento con fármacos citotóxicos durante seis meses, y ya a los tres meses quería volver al trabajo. 

"Echaba de menos a mis compañeros y nuestra misión de construir dispositivos médicos que ayuden a salvar vidas. Tanto la pandemia como mi propia experiencia asistencial me hicieron darme cuenta aún más de lo importante que son nuestras contribuciones." 

Julie se está recuperando bien y se alegra de haber conseguido volver al trabajo tan rápidamente, y de haber podido hacerlo a un ritmo que le permitió centrarse en su rehabilitación. 

"Volver al trabajo me ayudó a recuperarme y a mantener mi alegría de vivir. Ahora continúo mi desarrollo dentro de Getinge, para seguir desempeñando un papel importante en nuestro interminable viaje para ayudar a salvar más vidas. 

Compartir: